Categorías
blog

¿Por qué es necesario tener una buena salud emocional?

Comparte

Se habla muy seguido sobre el control y manejo de emociones, se menciona e incluso de herramientas.Pero realmente todo depende de la decisión para poder hacer un cambio y tener un verdadero manejo de nuestras emociones.

¿Por qué? Porque somos seres llenos de emociones algunas pueden ser buenas y otras pueden convertirse en tóxicas perjudicando nuestro desarrollo como seres sociales. Por eso hoy te brindaré unas herramientas que te ayudarán y que me ayudaron en mi manejo de emociones para ser una persona altamente social dejando mi toxicidad de lado no solo de las personas de mi entorno sino también de mi.

Saber controlar nuestras emociones nos hace sentir más capaces de enfrentarnos a diferentes retos, nos mantiene saludables, nos aleja de los trastornos como la depresión, nos ayuda a tener mejores relaciones con los demás, y puede evitarnos las consecuencias negativas como los cambios de humor drásticos, ya que estos afectan nuestras relaciones interpersonales.

Por ejemplo: Cuando subes o vas a un parque de diversiones Hay gente que paga dinero y hace horas de cola para subirse a una montaña rusa, mientras que otros no se subirían ni en sueños. Ambos sienten los mismos nervios, pero los interpretan de forma diferente: diversión frente terror. La decisión es tuya de como tomar esa experiencia.

Sentir la emoción sin perder la calma:Si hace falta, retírate un momento, aléjate de la situación que te haya alterado. Intenta detenerte un minuto, de verdad que no hace falta más, y es necesario. Cierra los ojos y siente. Escucha lo que tu cuerpo te quiere indicar, dedícale estos segundos de atención a escucharle.

No te tomes mal las críticas:Aprende a encajar las críticas porque pueden hacer que pierdas los papeles y des rienda suelta a tu ira. Estar demasiado pendiente de lo que los demás dicen de ti es un síntoma de que no tienes suficiente autoconfianza y no has encontrado la paz interior necesaria para controlar las emociones. Así que quítale hierro al asunto cuando recibas críticas, al menos si quieres ser una persona emocionalmente equilibrada.

Adopta una actitud optimista:Además de trabajar en tu autoaceptación, debes tener una actitud positiva frente a la vida, lo que te hará más resistente y menos propenso a tener conflictos interpersonales. Tanto para la autoaceptación como para tener una actitud positiva y optimista frente a la vida es necesario tener voluntad, es decir, poner de tu parte para que esto ocurra.

Piensa en lo bueno y no en lo malo:El malestar que nos hace sentir algunas las emociones es lo que provoca que queramos evitarlas. Sin embargo, para solucionar los problemas hay que hacerles frente, pues de nada sirve mirar para otro lado. Si has trabajado el autoconocimiento emocional y la autoaceptación, debes dejar pasar estas emociones negativas. Ahora te toca centrarte en la positivas, y tu nivel de tensión se reducirá enormemente.

Haz balance:Ha llegado el momento de ver la importancia real de lo que está sucediendo. Ahora que nos hemos relajado un poco, resultará más sencillo ver lo sucedido desde otra perspectiva. ¿Qué relevancia tiene esto en mi vida? ¿Qué repercusiones puede generar?. En el caso de ser un problema podremos hacer un balance de los recursos que tenemos para solucionarlo.

Aceptar y gestionar tus emociones hará que te sientas mejor. No es un signo de debilidad mostrarnos tristes o enfadados. Al contrario, saber hacerlo de forma adecuada te hará enfrentarte de una forma más eficaz a los retos cotidianos, y será el primer paso para conseguir que nuestros niños y/o las personas que tenemos a nuestro alrededor lo hagan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *