Categorías
blog

¿El sunya me puede ayudar a controlar el estrés?

Comparte

La meditación ha estado desde hace ya miles de años en el mundo. Se inició cinco siglos antes de la llegada de Cristo y comenzó a ser popular a través de las enseñanzas de Buda, quien evolucionó la meditación con estas técnicas. 

El sunya es una rama en las formas de meditación más populares que implica estar completamente enfocado en el ahora. Por eso, Sunya permite un reconocimiento y aceptación de pensamientos, sentimientos y sensaciones sin juzgarlos.

El objetivo de esta práctica es hacer las veces de entrenamiento mental donde aprenderás a reducir la velocidad de todo lo que pase por tu mente, podrás dejar de lado la negatividad y calmar tu mente en formas inimaginables.

¿Por qué elegir sunya para combatir la ansiedad y el estrés?

La ansiedad puede agotarte mentalmente y tener un impacto negativo en tu cuerpo. En muchas ocasiones, este trastorno se debe a una preocupación excesiva. Si puedes aprender a aceptar esas preocupaciones, evitando que te molesten, es probable que esa sensación se disminuya. 

Se ha demostrado científicamente que realizar frecuentemente ejercicios de mindfulness tiene beneficios, tanto físicos, como mentales, ayudándote a reducir la ansiedad, el estrés, la depresión; mitigar los trastornos del sueño, manejar problemas de autoestima y trastornos alimenticios. Este impacto se genera en adultos y también en niños de todas las edades. 

Este tipo de meditación te ayudará a conocer cómo responder conscientemente ante lo que está ocurriendo en el momento, evitando a toda costa actuar instintivamente. Al aprender la conciencia de tu estado físico y mental, es posible reaccionar acertadamente en situaciones difíciles.

Utilizar el sunya puede ayudarte a abordar adecuadamente una situación o tarea con el estado de ánimo adecuado. Esta meditación te permitirá manifestar la inteligencia emocional mejorando la autoeficacia y disminuyendo el estrés percibido en ciertos momentos. 

A través del mindfulness es posible mejorar la capacidad de comprender, aprender y reconocer tus propias emociones y las de los demás, fortaleciendo la capacidad de gobernarlas y controlarlas.  Estas técnicas te brindarán la inteligencia para usar tus emociones de forma efectiva ya que te ayuda a determinar cuáles son las beneficiosas en momentos específicos. 

Por ejemplo, digamos que experimentas tristeza cuando requieres ser productivo, en ese caso, practicar sunya puede ayudarte a hacerte consciente de tu estado de emoción actual. El ser productivo se podría dificultar con este tipo de sensaciones, incluso si lo intentas puede que afecte tu trabajo y te sientas aún más estresado.

Si practicas la sunya haciendo una pausa breve en tu trabajo, podrás reconocer tus emociones. Luego de tu consciencia es más probable que gestiones efectivamente tu estado de ánimo y regreses con un buen toque de productividad a trabajar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *