Categorías
blog

¿Podemos vivir un día a la vez?

Comparte

Centrarse en el día de hoy, en el tiempo, momento o instante presente no es algo fácil de asumir o vivir. La acelerada y agobiante actividad laboral y los distintos compromisos que las personas establecen, en muchas ocasiones, les hacen perder la perspectiva del hoy, con las posibilidades, expectativas y realidad que pueden ser asumidas un solo día a la vez.

El individuo puede oscilar entre un pasado ya inevitable (para bien o para mal), prácticamente inmodificable, y un futuro (bastante incierto, por lo demás) que se escapa de su buena voluntad y acaso habilidad productiva para vivir y progresar.

Vive cada día en la máxima plenitud aprendiendo.

El centrar la mente en el día de hoy o tiempo presente demanda una consciencia clara y equilibrada en la persona, que precisa sus pensamientos, ideas, proyectos, anhelos y deseos en la realidad actual. Por lo general, cuando el individuo se enfoca en eventos de su vida pasada, se ve atrapado en diversidad de emociones y sentimientos (negativos o positivos) que le hacen perder su perspectiva de la actualidad; puede llenarse de culpa, amargura, falta de perdón. Así mismo el enfocar la mente en los improbables o incognoscibles eventos del futuro, pueden acarrear en la persona sentimientos de incertidumbre, temor, desconfianza, acaso pesimismo y desesperanza frente al mundo que le corresponde vivir (violencia, hambre, injusticia social, guerras, inmoralidad, etc.)

La vida emocional apunta al equilibrio mental posible si se logra vivir cada día con intensidad, asumiendo sus desafíos e incomodidades, asimismo disfrutando de las bendiciones propias de la cotidianidad.

Aprender a vivir el día a día es un arte, siempre estamos tratando de vivir todas las cosas al mismo tiempo, las penas, las alegrías, las tristezas, la felicidad y el amor.

Y por cada día que vivimos con todas esas mochilas que tanto nos pesan, dejamos de disfrutar la vida, la cual se supone deberíamos vivir en plenitud y en armonía. Ese día del que debiéramos disfrutar es hoy.

Deja las sombras del pasado y espera pacientemente el futuro, todo llega, nada queda detenido, no vivas en forma apresurada pues así sólo vivirás con tristezas ya que no dejarás paso a la felicidad.

Si hoy estás feliz disfruta de ello, no temas, sólo vívelo, ya tendrás tiempo de buscar soluciones si algo sale mal; no te agobies pensando en el futuro.
Lo que suceda el día de mañana es desconocido y eso puede asustar, pero hoy vives el día de hoy.
Disfruta del día que estás viviendo hoy.

Las cosas del pasado no la podemos cambiar, pero podemos aprender de ellas, sirven como lección de vida. Nuestras experiencias nos enseñan, y pueden servirnos en el futuro así como en el día de hoy.

Lo único que debe contar para ti es el día de hoy, vívelo, es tu día, no habrá otro igual. Habrá días mejores o peores pero nunca uno igual -NO TE LO PIERDAS-

Te desea muchos éxitos tu querida amiga y servidora

Elizabeth Gamero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *